+34 976 92 53 10 hola@clasedigital.es

9 de septiembre 2019 : Comienza curso para profesionales SEO y SEM

23 de septiembre 2019 : Comienza curso SEO y SEM para alumnos a partir 17.00 horas

Habitualmente existen 3 tipologías de webs empresariales y lo cierto es que se puede aplicar estrategias de conversión en todas ellas, pero lo que funciona en una puede no funcionar en otra, por lo que definirlas y saber que estrategia vamos a seguir es vital para conseguir nuestros objetivos

El primer tipo de web, y la más común es la página web corporativa que tiene el objetivo de mostrar al público la empresa, crear imagen de marca, contar su visión, valores, etc… En definitiva, es el escaparate del negocio en internet. Luego tenemos los blogs, es ese apartado, que en algunos casos suele estar desactualizado, donde las empresas suelen colgar noticias de su actividad y nos mantienen al día de lo que hacen o nos ofrecen contenidos relacionados con su sector. Por último, tenemos las tiendas online, es el comercio adaptado a internet y en los últimos años ha crecido como la espuma, incluso ya podemos comprar coches a través de internet.

¿Cuál es mi objetivo en el embudo de conversión?

Antes de hablar de objetivos tenemos que saber con exactitud que es un funnel o embudo de ventas, y para que sirve. Para hacernos una idea visual se le suele representar como un embudo (inesperado, ¿verdad?) porque en cada fase del proceso de consecución del objetivo, perdemos algunos usuarios por el camino, aquí es donde entra en juego las estrategias, con las que intentamos minimizar la perdida de estos usuarios para que el máximo número de personas lleguen a la etapa final y finalicen el objetivo.

Los objetivos que una página web pueden ser muchos, te contamos los más comunes:

Ventas. Al final los e-commerce viven de las ventas que generan en su web, aplican modelos de conversión y estrategias que aportan valor al usuario y eliminan los frenos a la compra con diversas técnicas informativas, publicitarias o persuasivas. Muy utilizado en la venta de infoproductos como por ejemplo los cursos de marketing digital.

Suscripciones. Suele ser un objetivo muy común de las webs corporativas la suscripción a una Newsletter u otro tipo de contenido que mantiene al usuario informado vía email o teléfono. Se suele aplicar ofertando algún regalo como un ebook, un estudio sobre el sector de la empresa o contenido exclusivo.

Nuevos contenidos. Quizá lo que más le interese a tu sitio web es que el usuario salte de un contenido a otro y genere más páginas vistas, ¿cómo lo conseguimos? Mediante enlazado en las propias páginas, crear relación entre contenidos, textos persuasivos, etc.

Solicitud de información o presupuesto. El objetivo rey de las webs corporativas, suelen presentarse en forma de formularios y llamadas a la acción para conseguir la atención de los usuarios.

¿Cómo hacemos el embudo de conversión?

Puede parecer sencillo determinar una estrategia, sin embargo, es complicado dar con la estrategia adecuada a cada caso y entran en juego todos los factores tanto web, como reputacionales, usabilidad… un sinfín de aspectos que juegan un papel vital.

Habitualmente se establecen 4 puntos de un funnel de conversión:

Conocimiento. El usuario sabe que existes únicamente, no hay planteamiento de acción ni interés en este punto.

Interés. Al usuario le interesa lo que haces y busca información sobre ti y tu marca.

Consideración. Ya existe cierta disposición a la acción y se plantean tus servicios para satisfacer una necesidad o deseo

Acción. La parte final, consigues la acción del usuario, alguno de los objetivos que comentábamos antes.

Una técnica de marketing muy útil sin duda ¿Te lanzas a probarlo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies